Milton Arias – 02. La Falta

Milton Arias – 02. La Falta

o un deseo nunca extinto de crear en comunión con otros

La pregunta y el deseo

¿Cuál es la razón de juntarse con otros para hacer algo que toma tiempo para formarse, para crecer, madurar, y que nunca deja de ser tan frágil y efímero como lo es todo lo humano? Estas preguntas que no son originales hoy ni lo fueron antes, si tienen una significación especial cuando atendemos a la producción de Milton Arias. Porque Milton les da una respuesta que encuentra sabiduría en lo mágico, y que no tiene el carácter de prueba o experiencia puntual, si no que se ha convertido en una poética para la creación de todos sus discos.

Para encontrar las respuestas que surgen ante ese vacío que se abre a quien busca trazar un puente entre sus deseos de expresión y una obra que los materialice Milton Arias hace tiempo ha dicho que los textos del “I Ching” son su guía oracular, y de lo cual dan muestra los títulos de sus discos: 64. Antes del fin (2014), 50. El caldero (2018) y ahora 02. La falta (2024).

En esos antiguos textos del “I Ching”, Arias encuentra la sabiduría que logra ser punto de partida para la creación. Y su nuevo disco 02. La falta es un buen ejemplo. Pues el 02. del título proviene del Hexagrama 2 del “I Ching”, el K’un, o principio receptivo, que lleva por sentencia que “el hombre se mueve para alcanzar la meta que se ha propuesto dejándose guiar y colaborando con las cosas y las personas. La flexibilidad y una gran seriedad conducen al éxito”. Y el segundo término, la falta, se incorpora desde el sentido que el psicoanálisis lee luego de Lacan.  Falta como eso que no está, y que por tanto está siempre alimentando el deseo, y sustentando las ganas de seguir vivos para llenarla, pues es una empresa que permanece en constante frustración -por suerte para la creación-.

De la confluencia de estos dos elementos Milton Arias concibió un disco conceptual. Un gesto poco común, pero al que se han animado varios artistas de la música popular argentina en los últimos años, y que no siempre resultaron ser el vehículo más apropiado para las ideas musicales que se buscaban transmitir.  No es el caso de este trabajo de Milton Arias. Quien llevo a delante el uso del principio receptivo del “I Ching” desde el comienzo del proceso de composición, y decidió para este disco cambiar la forma de trabajo usada en los anteriores, y en vez de componer todo el material, y luego convocar a quienes lo acompañarían a grabarlo en estudio, decidió convocar primero a quienes quería tener junto a él al tocar en vivo el material, y una vez hecho esto, y luego de varios meses de trabajo, ensayando y tocando en vivo, recién decidieron ir al estudio y grabar.

El grupo que conformo Arias es un septeto, donde además de Milton en bajo, lo completan Julián Gómez Cuello (piano, Rhodes y voz), Mateo Marengo (batería y bombo legüero), Ismael Avecilla (saxo tenor, alto y soprano), Daniela Dalmasso (voz, flauta), Martín Dalmasso (guitarra) e Ignacio Sánchez (guitarra).

Dice en una entrevista Arias: “Es un grupo grande (…) y a mí me llena de orgullo, que ellos se copen para tocar una música mía es un honor para mí. Y después, en concreto, cuando estuvo armada la música, lo más significativo fue empezar a pensar en el trabajo como una sola cosa. En lugar de que sean 5, 6 o 7 canciones, lo empecé a pensar con una continuidad más conceptual. Sé que es algo que pasó de moda, pero es parte de mi formación más temprana, así que trato con este laburo de que ese hilo conductor sea más coherente, más sólido”.

El disco, un fluir por varios estados de lo sonoro

Desde el comienzo, el disco muestra que confia en la premisa de comunion creativa que lo guia, y es así que, De los ríos, el primer track del disco, es una cancion, e nla cual por primera vez Milton Arias se anima a escribir la letra que acompañe a su propia musica. Y donde la voz y canto de Daniela Dalmasso se destaca sobre un fondo de un tenue ruido reverberante y vago cómo si se tratara de una aparicion celestial que se presenta ante un coro de extraños monjes que elvan su canto desde las profundidades de un rio.

En los tracks siguientes como El ojo y La Boca, aparece ya todo el septeto en pleno. Destacándose el gran trabajo compositivo de Milton Arias, presente desde las primeras líneas del bajo, pero sobre todo en la forma en que cada instrumento, y la voz de Dalmasso incluida entre ellos como un instrumento más, se va incorporando y sumando variaciones, texturas de elementos sonoros por momentos opuestos, otros complementarios, a veces unísonos, y que llegan en ocasiones momentos de clímax hermosamente intensos. 

Es de destacar el esmerado trabajo rítmico que logra Mateo Marengo desde la batería, con momentos donde las dinámicas coordinadas entre el bajo de Arias, el saxo de Ismael Avecilla y la batería de Marengo parecen mostrar los muchos años compartidos tocando juntos. Pero tal vez, sobre todo, una misma mirada sobre lo musical, esa que hace que los ensayos y el trabajo logren un flujo de energía benefactor.

Pero junto a la composición y el gran trabajo de cada uno de los miembros del septeto, encontramos también en tracks como La tierra y Lo inesperado, momentos de hermosa factura improvisatoria, tanto por parte de las guitarras de Martín Dalmasso e Ignacio Sánchez, como desde el piano Julián Gómez Cuello y el bajo de Milton Arias.

El disco cierra con el track De Los Ríos y La Imposibilidad del Presente, donde la voz de Daniela Dalmasso vuelve a destacarse, quien junto a Ismael Avencilla en el saxo alto buscan dar expresión de coda al final al viaje sonoro y conceptual que propone este disco, donde el deseo de hacer con otros da una hermosa muestra de tener solido futuro.

Milton Arias: Bajo.

Daniela Dalmasso: Flauta y voz.

Ismael Avecilla: Saxo tenor, alto y soprano.

Julián Gómez Cuello: Piano, Rhodes y voz.

Mateo Marengo: Batería y bombo legüero.

Martín Dalmasso: Guitarra.

Ignacio Sánchez: Guitarra.

Grabado en Sonoramica Studio, Córdoba, Argentina los días 7 y 8 de agosto de 2023.

Diseñado, mezclado y masterizado por Sebastián Ruiz.

Compartir
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *